Texas Denies Drivers Licenses to Legal Immigrants Recovering from Domestic Abuse

Email not displaying correctly? View it in your browser.
The Texas Civil Rights Project
Texas Denies Drivers Licenses to Legal Immigrants Recovering from Domestic Abuse

El Mundo

View email with translation option

DPS NIEGA DERECHOS A INMIGRANTES LEGALES

José G. Bruzón

Es urgente la intervención de los legisladores para esclarecer el papel que desempeñan las oficinas estatales y su rol en el tema de la seguridad ciudadana Teresa Guzmán sufrió en carne propia el abuso sexual de su patrón. A esta humillación, que duró algo más de cinco años, habría que sumarle la violencia emocional, verbal y física a la cual fue sometida en el único puesto de trabajo que le daba el sustento a ella y a sus hijos.

Como madre soltera e indocumentada, en una sociedad que presume de un sistema judicial implacable, Guzmán yacía herida en las oscuras sombras del dolor. Pero gracias a la denuncia de ese abuso y la inmediata intervención del Proyecto de Derechos Civiles de Texas y el oportuno amparo de la Ley de Violencia Contra la Mujer (VAWA), Teresa Guzmán logró romper las cadenas de su sufrimiento para comenzar una nueva etapa en su vida . . . que duraría poco gracias a una disposición del Departamento de Seguridad Pública de Texas (DPS): Le negaron la licencia de conducir debido a que no cumplía requisitos específicos para obtener el preciado documento.

Vea un informe completo sobre los atropellos del DPS contra un amplio sector de la comunidad, que tiene documentos legales para vivir y trabajar en este país, pero que no pueden tramitar su licencia de conducir porque esta oficina estatal se niega a hacerlo asumiendo un rol que les corresponde a las autoridades federales.

DEMANDA CONTRA EL DPS

"El programa VAWA del Proyecto de Derechos Civiles de Texas recibió varias quejas de nuestros clientes, a quienes les negaron sus licencias, y que ahora, en el mejor de los casos, tenían que renovar su licencia de manejar cada año, pagando más por el trámite y con el riesgo de que se les niegue el documento otra vez", denunció el abogado Joseph P. Berra, y advirtió:

"El Proyecto decidió interponer una demanda contra el DPS por la violación de los derechos de nuestros litigantes".

Joe Berra
Joe Berra

La demanda, que alcanzó altos niveles de publicidad, se conoce como el caso ‘Jane Doe, Juana Venada y Otros vs. el Departamento de Seguridad Pública de Texas’, y se encuentra en la Corte del Quinto Circuito de Apelaciones de Estados Unidos.

El alegato lo explica el abogado Joseph P. Berra: "Alegamos que el reglamento es inconstitucional por ser una intrusión de las autoridades estatales en un campo federal, y por crear una distinción onerosa e indebida contra personas que tienen igual derecho a tramitar la licencia de conducir, lo cual es discriminatorio".

Es importante recordar que el reglamento del DPS afecta a otras personas protegidas por algún estatus legal que no sea la residencia temporal o permanente, como las que tienen asilo político; una visa U –concedida a víctimas de crímenes– o aquellas que cuentan con el TPS –conocido como Estatus de Protección Temporal–.

DPS niega licencias de conducir a inmigrantes con papeles

José G. Bruzón

Las personas legalmente amparadas con el beneficio del asilo político, la visa U o la protección de la ley VAWA o el TPS no pueden conseguir el documento que les permite conducir

Como cualquier otro caso de las personas acogidas a VAWA, Teresa Guzmán se encontraba esperando su visa para solicitar su residencia permanente. "Por cuatro ocasiones consecutivas, renové normalmente el permiso de trabajo, el documento de ‘estatus de acción diferido’ y mi licencia de conducir. Todo estaba bien hasta que la ley cambió y el oficial del DPS me pidió más documentos a fin de darme la licencia, misma que solo requería de renovación".

¿Qué haría Teresa sin su licencia de conducir? Hay que recordar que la licencia de conducir es el documento oficial que acredita y autoriza a una persona para conducir un vehículo, vital para ir de compras al supermercado, llevar los niños a la escuela, dirigirnos al trabajo, correr al hospital ante una emergencia, entre otras circunstancias.

Gracias al DPS, Teresa la pasó muy mal: "Durante los días que mi abogado trataba de cambiar mi situación, y mientras esperaba mi permiso de trabajo, que además se encontraba retrasado, no pude manejar. Todo fue muy complicado porque tenía que ir a trabajar pero no podía conducir. Fue terrible. Por suerte se pudo resolver el problema y tiempo después me llegó la residencia permanente".

Además de la terrible experiencia de Teresa Guzmán, otra historia llama nuestra atención. Sucedió en la ciudad de El Paso: Jesús Guzmán sufrió en carne viva el maltrato de un padre alcohólico que, sin piedad, abusaba de su madre.

Guzmán sólo tenía 14 años de edad cuando su madre comenzó el proceso de VAWA, el cual salvó la vida de su progenitora, su vida y la de su hermana; además de darle un porvenir en la Unión Americana.

Tras librarse del abusador, Guzmán se convirtió en un hombre de familia que cada día se levantaba con la esperanza de recibir su visa definitiva y así ganarse el pan con el sudor de su esfuerzo. Sin embargo, una ley dictaminada por el DPS le impidió –y aún le impide– trabajar como camionero aunque cuente con el amparo de una ley federal que le permite vivir y trabajar legalmente en este país.

EL CASO DE JESÚS

Cada caso contemplado en la ley VAWA es diferente, y eso incide en el tiempo de espera para recibir la visa de residencia permanente. Jesús, por ejemplo, ha esperado el documento durante 12 años, junto al resto de su familia. "El tiempo ha sido largo, pero tenemos que esperar; además, cada año renovamos el permiso de trabajo y la licencia de conducir".

Jesús trabaja como camionero, viajando por diferentes partes del país transportando los productos que le ordenaban, y así fue por mucho tiempo. Pero este 2011 todo cambió. "Cuando fui a la oficina de transporte para renovar mi licencia comercial, simplemente me dijeron que no era elegible para ella, aunque sí para la licencia regular. Perdí mi licencia y mi trabajo. Ahora estoy desempleado y sin trabajo porque ellos no me renovaron la licencia", nos explica Jesús.

La ley puede ser justa e injusta a la misma vez. Por un lado le ayuda a reportar un abuso; por otro, le impide trabajar. "El lunes [21 de marzo del 2011] fui otra vez a la oficina para pedir la licencia comercial. Resultado: me negaron las dos, la comercial y la regular. Hasta me maltrataron corriéndome del lugar. Yo sólo hacer valer mis derechos".

Jesús sigue esperando su oportunidad y, hasta el cierre de esta edición, planeaba ir con su abogado a pelear por la licencia comercial, con la base de que se encuentra legal en el país y con visa de trabajo.

CONFLICTO CON EL DPS

El pasado 1 de octubre del 2008, el Estado de Texas aprobó cambiar los requisitos que permitían a cualquier persona que viva en Texas solicitar una licencia de conducir o una identificación (ID). Así, el nuevo reglamento, codificado en el artículo 15.171 del título 37 del Código Administrativo de Texas, dispuso de una serie de documentos y requisitos para aquellas personas que podrían calificar para una licencia de manejo.

Entre los requisitos se encuentran: "Mostrar un documento que no tenga expiración menor a los seis meses" y que dicho documento esté aprobado por diferentes entidades gubernamentales. Y ahí está el conflicto.

Para aclarar el panorama legal, EL MUNDO Newspaper consultó la opinión del abogado Joseph P. Berra, que explica: "El nuevo reglamento pone una carga abusiva de documentación para personas que residen legalmente en el país y están en proceso de obtener su residencia permanente. El DPS ha calificado tales personas erróneamente como ‘visitantes temporales’, y exige que muestren documentación que pruebe su estado legal. Sin embargo, los burócratas del DPS no están ni calificados ni autorizados para determinar el estatus migratorio de la persona. El nuevo reglamento es un intento más para meterse en el campo de la aplicación de la ley migratoria, el cual es exclusivo de las autoridades federales".

¿CUÁL ES EL AMPARO DE VAWA?

Para aquellos que no conocen la Ley de VAWA, ésta permite que las personas indocumentadas que son víctimas de la violencia se ‘autopeticionen’ para obtener la residencia permanente.

Nancy Pacheco, integrante del Proyecto de Derechos Civiles de Texas, explica a los lectores de EL MUNDO Newspaper: "VAWA permite que las personas que sufren cualquier tipo de violencia puedan protegerse bajo el amparo de esta ley y tener la oportunidad de solicitar la residencia. Una vez que la petición de VAWA es aprobada, la persona inmigrante obtiene lo que se conoce como ‘estatus de acción diferido’, lo que significa que los trámites de deportación no serán iniciados contra la persona. Los solicitantes, además, reciben un permiso de trabajo a la vez que permanecen en Estados Unidos hasta que sean elegibles para aplicar por la residencia permanente".

Pacheco añade: "Una vez que la solicitud de VAWA es aprobada, el proceso puede durar meses o años, hasta que esté disponible una visa. Durante ese tiempo de espera, la persona debe renovar cada año el permiso de trabajo y su documento de ‘estatus de acción diferido’. Gracias al programa, el solicitante puede, mientras espera la visa, integrarse a la sociedad y ser parte activa de ella de una manera legal"

¿QUÉ HACER AHORA?

En este momento, el Proyecto de Derechos Civiles de Texas está buscando otras personas con estatus de VAWA, protegidos por asilo político, visa U o TPS, que hayan sufrido los mismos inconvenientes en las oficinas del DPS cuando fueron a solicitar una licencia de conducir o una identificación (ID). Si usted tuvo esta amarga experiencia o conoce a personas que la hayan vivido, llame sin demora al (512) 474- 5073. La arbitrariedad del DPS, que basa su abusiva disposición en la premisa de que así se protegen los intereses de la sociedad, es un asunto que nos incumbe a todos, no sólo a los afectados.

Texas Civil Rights Project Advocates for Immigrant Survivors of Domestic Violence in Texas’ Rural Areas

Legal Front: Timely Coverage of Legal Needs of Low-Income Texas Families

Under the Violence Against Women Act (VAWA), spouses and children of abusive United State Citizens may obtain lawful permanent residency through a self-petition process. The Texas Civil Rights Project provides free VAWA assistance to low-income immigrant survivors of domestic violence living in Texas’ rural areas. The LegalFront spoke with the program director, Isaac Harrington, about his work and how pro bono attorneys can get involved.

LegalFront: Why did TCRP’s VAWA program decide to focus on rural victims?

Isaac Harrington: When the program first started, it was almost impossible for rural immigrants to obtain legal assistance: A legal services organization might technically serve a given area, but a client might have to drive two hours or longer to get to the actual office. For those without transportation or a driver’s license, it made accessing help impossible. As we became aware of the need for these victims, it seemed a vital focus area.

LF: What moment from your work with the VAWA program is most memorable to you?

IH: Doing this work is so rewarding because we have the opportunity to give families a fresh start. Today, for example, I was able to meet the family of four I’ve been working with, over the phone, for more than five years — The mother works as a custodian, her oldest son works as a heavy machine operator, her oldest daughter just got a job as a dispatcher, and she also has an 11 year old and a 6 year old. The whole family was so appreciative, they were concerned about the case at all times, made every attempt to do everything right, and wanted to comply with the system. Not only were they hard-working, but they want to give back to their community.

LF: Why did TCRP launch the PROMOTORA program?

IH: A Promotora, a term widely known in many communities in Mexico and South America, is a person who disseminates health-related information and aids in outreach and education about health-related issues. Our project is modeled after that — you could say it is a grassroots effort that allows women who have experienced domestic violence to empathize with the others who are currently living through it.

LF: How can Texas pro bono attorneys help these victims?

IH: There are so many VAWA and U-visa clients in need who live on the outskirts of, or just beyond, a city. For attorneys whose office is located relatively nearby, or who do not mind commuting to meet with a client who cannot travel, your flexibility and availability is invaluable. Document gathering can last from one to five months, and the process through immigration can take from six to twelve months before immigration rules on the case.

No comments yet... Be the first to leave a reply!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: